Documento de Políticas de Protección. Comprender la protección comunitaria. Acnur.

No para el asesinato de lideres indigenas en Colombia.

22 de octubre del 2019.

Durante más de una década el ACNUR ha utilizado enfoques comunitarios para fortalecer la protección. Aunque el término “protección comunitaria” (CBP, por sus siglas en inglés) no se utiliza ampliamente, los conceptos y enfoques son familiares para las organizaciones humanitarias. Con base en documentos, entrevistas con profesionales y visitas de campo, este documento establece las principales lecciones que han surgido en los últimos años en la prestación de la CBP. Su objetivo es ayudar al personal del ACNUR y de sus socios en todos los niveles a integrar en su trabajo humanitario un enfoque comunitario a la protección.

Comprender la protección comunitaria.

 I.      

Introducción. Con el tiempo, el ACNUR ha fortalecido los fundamentos de su trabajo basado en los  derechos.  El  ACNUR  considera  que  su  mandato  es  trabajar  con  los  refugiados,  las  personas apátridas y los desplazados internos para garantizar que puedan gozar de  sus derechos (en lugar de ayudar a los “beneficiarios”). Estos derechos comprenden  el derecho de toda persona a participar en determinar y forjar sus vidas. Por lo tanto,  como  reflejo  de  su  mandato,  el  ACNUR  ha  adoptado  un  enfoque  comunitario  para  trabajar  con  todas  las  personas  que  atiende,  con  base  en  la  consulta  y  la  participación, independientemente del sexo, edad, origen étnico u otros atributos.  A  través  de  la  aplicación  sistemática  de  un  enfoque  de  edad,  género  y  diversidad  (EGD), el ACNUR  trata de garantizar que  todas las personas de interés disfruten de  sus  derechos  en  igualdad  de  condiciones  y  puedan  participar  plenamente  en  las  decisiones  que  afectan  su  vida.  La  política  de  EGD  es  inseparable  del  compromiso  general del ACNUR con un enfoque basado en los derechos1.  Más  allá  de  la  lógica  basada  en  los  derechos  de  la  protección  comunitaria,  se  reconoce que los insumos externos por sí solos no pueden lograr mejoras sostenidas  en  la  vida  de  las  personas  de  interés.  Las  mejoras  a  largo  plazo  sólo  se  pueden  conseguir en estrecha colaboración con las comunidades y las personas a quienes el  ACNUR presta sus servicios, y dependen  fundamentalmente de la utilización de sus  propios talentos y capacidades para conseguir la autosuficiencia.  ¿Qué es un enfoque comunitario? Tanto en el trabajo de desarrollo como de socorro, el término “enfoque comunitario”  implica  que  las  comunidades  participan  de  manera  significativa  e  importante  en  todos los aspectos de los programas que les afecten, fortaleciendo el rol de liderazgo  de la comunidad como una  fuerza impulsora de cambio. Con  frecuencia, el personal  de  los  programas  consulta  con  las  comunidades  o  sus  representantes  sobre  sus  preocupaciones,  pero  luego  desarrolla  e  implementa  proyectos  sin  mayor  participación de la comunidad en cuestión. Si bien, esto es claramente mejor que no  consultar  nada,  no es un enfoque  comunitario. Para estar  verdaderamente  basados  en  la  comunidad,  los  programas  deben  involucrar  a  los  grupos  afectados  de  la  comunidad en todas las etapas: en la evaluación, el diagnóstico, el establecimiento de  prioridades, el diseño, la implementación, el monitoreo y la evaluación2. 

El  enfoque  enfatiza la  autodeterminación  y la  capacidad  de la  comunidad,  pero  no  elimina la necesidad de mecanismos formales de protección ni implica que se espera  que las comunidades sean completamente autosuficientes. Las comunidades pueden  necesitar apoyo técnico y material durante un largo período. El enfoque tampoco es  una alternativa de bajo costo, a pesar de que es probable que los resultados sean más  sostenibles  a  largo  plazo,  porque  las  comunidades  fuertes  requieren  menos  intervención  y  apoyo  externo.  Un  enfoque  comunitario  también  significa  que  las  formas  de  protección  que  se  centran  en  la  búsqueda  de  soluciones  se  pueden  emprender en una etapa mucho más temprana.  ¿Qué es protección? Las agencias  pueden  definir el  contenido  de la  “protección”  de diferentes maneras.  Sin embargo, hay un elemento común central: todas las agencias coinciden en que se  debe proteger a las personas de interés de la violencia persistente, o de las amenazas  de  violencia  interna  o  externa,  y  de  sus  efectos,  y  de  la  coerción  y  la  privación  sistemática  de  los  derechos  fundamentales.  Para  el  ACNUR,  la  “protección”  abarca  todas  las  actividades  que  tienen  como  objetivo  lograr  el  pleno  respeto  de  los  derechos  de  la  persona,  de  conformidad  con  la  letra  y  el  espíritu  del  derecho  internacional de los derechos humanos, el derecho internacional de los refugiados y  de  las  personas  apátridas  y  el  derecho  internacional  humanitario.  Se  requiere  la  creación  de  un  entorno  propicio  para  la  prevención  o  el  alivio  de  los  efectos  inmediatos  de  un  patrón  específico  de  abuso,  y  la  restauración  de  la  dignidad  humana a través de la reparación, la restitución y la rehabilitación.  En  varios  contextos  humanitarios  puede  ser  necesaria la  protección. Afecta  tanto a  los  refugiados  como  a  las  personas  apátridas  y  a  los  desplazados  internos,  y  es  relevante  en  todas  las  fases  de  los  conflictos,  así  como  en  casos  de  desastres  naturales, ya sea que se trate de situaciones de emergencia o de larga duración. Las  respuestas de protección también pueden ser necesarias para las personas apátridas,  inclusive tanto para aquellas personas en contextos migratorios como para aquellas  que nunca han salido de “su propio” país. Los seres humanos, naturalmente, forman  comunidades,  y  esto  sigue  siendo  cierto  cuando  están  desarraigados,  viviendo  en  campamentos o asentamientos, en condiciones de marginalidad social, o, cada vez más,  en  las  comunidades  de  acogida.  Con  algunas  excepciones  importantes,  un  enfoque  comunitario  para  la  protección  es  apropiado  en  la  mayoría  de  las  situaciones,  y  puede generar una protección más efectiva y soluciones sostenibles.  ¿Qué se entiende por protección comunitaria? El Comité Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (CICR) ha descrito la  protección requerida por las personas en situaciones humanitarias en  términos del  “huevo  de la  protección”.  El  huevo  tiene  tres  niveles,  que  requieren  tres  niveles  de intervención3. En  primer  lugar,  es  necesario  brindar  los  servicios  que  se  necesitan  urgentemente para prevenir amenazas y abusos, y abordar los efectos inmediatos. En  segundo  lugar,  las  agencias  deben  implementar  programas  que  permitan  a  las  personas  mejorar  su  situación  y  recuperar  su  dignidad.  En  el  tercer  nivel,  es  necesario  actuar  para  cambiar  las  circunstancias  subyacentes  que  obstaculizan  la  capacidad de las personas de ejercer y disfrutar de sus derechos humanos. Cada uno  de  estos  tres  niveles  de  intervención  se  fortalecerá  si  las  comunidades  participan  activamente en la identificación y diseño de respuestas a las amenazas que enfrentan.  Los programas humanitarios y de desarrollo destacan cada vez más la participación  de  la  comunidad.  Sin  embargo,  los  profesionales  humanitarios  todavía  están  aprendiendo cómo y cuándo usar el enfoque. La protección comunitaria establece las  capacidades, la agencia, los  derechos  y la dignidad  de las  personas  de interés en el  centro  de  la  programación.  Genera  resultados  de  protección  más  eficaces  y  sostenibles  mediante  la  identificación  de  los  vacíos  de  protección  a  través  de  la  consulta y fortaleciendo la capacidad y los recursos locales.  En el nivel más básico, es fundamental comprender a las comunidades con el fin de  evitar  daños  y  asegurarse  de  que  los  programas  involuntariamente  no  dejen  a  la  gente y las comunidades en peor situación. Hacer que las comunidades participen en  su  propia  protección  también  les  prepara  para  el  retorno  y  otras  soluciones  duraderas.  Mientras el análisis de la “transversalización de la protección” identifica los riesgos y  se asegura de que los programas de suministro de agua, saneamiento, medios de vida  sostenibles  y  otros  servicios  no  generen  riesgos  de  protección,  como  efecto  secundario, la  protección  comunitaria  utiliza  un  enfoque  comunitario  para  diseñar  programas que abordan específicamente los  temas de protección que enfrenta una  comunidad. Por otra parte, es esencial que este análisis de la transversalización de la  protección  se  implemente  con  una  perspectiva  de  EGD,  con  el  fin  de  garantizar  la  igualdad  de  género  y la inclusión  de mujeres,  hombres,  niñas  y niños  de  todas las  edades  y  de  diversos  orígenes.  Trabajar  desde  una  perspectiva  de  EGD  también  implica  incluir  en  igualdad  de  condiciones  a  todas  las  personas  de  interés  con  necesidades  específicas  (LGBTI4  y  adultos  mayores,  personas  con  discapacidad,  personas  pertenecientes  a  minorías  étnicas,  religiosas  o  lingüísticas  y/o  pueblos  indígenas).  El vínculo entre las comunidades y la protección se refuerza mutuamente. Trabajar  mediante los mecanismos comunitarios mejora la protección y una mejor protección  fortalece las comunidades. 

Notas.

1. Para una amplia discusión, véase la Sección 2 de Enfoque comunitario en las  operaciones del ACNUR, 2008.

2 Para más información, véase la Sección 3 de ACNUR, Enfoque comunitario en las operaciones del ACNUR, 2008.

3 Comité Internacional de la Cruz Roja, Normativa profesional relativa a la labor de protección, 2013. 4 Lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales.

Fuente: http://www.indepaz.org.co/wp-content/uploads/2019/09/Comprender-la-protecci%C3%B3n-comunitaria-ACNUR-Junio-de-2013.pdf

Publicado por:

David Macias

October 22

Post Destacadados

¿Hay dinero para tanta iniciativa del PDET en el sur del país?

Comunidades e instituciones de 24 municipios del Valle del Cauca, Cauca y Nariño construyeron, de manera participativa, las principales líneas de acción para la transformación y estabilización de su región en los próximos diez años. ¿Alcanzará la plata?

Duele uno, duelen todos. Nancy Patricia Gutierrez. Ministra del Interior.

El Observatorio de paz publica esta nota de opinión de la Ministra del Interior del gobierno nacional para que los lectores y seguidores del Observatorio construyan criterios sobre una política urgente para la prevención y la protección de los lideres sociales y de las comunidades.

‘Defendamos la paz’, la iniciativa para proteger acuerdos de La Habana

Con el fin de proteger el acuerdo de La Habana, firmado entre el Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos y la extinta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), un grupo de académicos, líderes sociales, congresistas y participantes de las negociaciones de paz lanzaron este miércoles la iniciativa ‘Defendamos la paz’.