El Bandolerismo en el Valle del Cauca 1946 – 1966 de Johnny Delgado Madroñero. Horacio Duque

Ponemos a disposición de los usuarios del Observatorio de Paz de la Secretaria de Paz Territorial del Valle del Cauca este importante trabajo promovido y premiado por la Gobernación del Valle del Cauca y Secretaría de Cultura Premio “Jorge Isaacs” 2010 – 2011.

Se trata de un excelente y excepcional documento que nos coloca al tanto de lo que fue la violencia política durante los años 40, 50 y 60 del Siglo XX en el Centro del Valle del Cauca, en el Norte del Departamento, en el Quindío y Risaralda.

La violencia que azoto la región durante esos años significo una enorme tragedia para la población campesina y de las incipientes ciudades.

El texto aporta un importante juego fotográfico de los principales protagonistas de ese oscuro momento de la historia regional.

Todos los crímenes cometidos, el despojo de tierras y el atropello cometido contra la población de la región quedaron en la impunidad y muchos de los artífices de esa violencia no pagaron por sus delitos y por el contrario accedieron a posiciones de privilegio en la política local, regional y nacional.

Jamás en esa época aciaga se habló de justicia transicional, de verdad, de reparación de las víctimas y de No Repetición como está planteado hoy con la Jep, que los artífices de la violencia política quieren suprimir para que no se sepa la verdad de la violencia de los años recientes, protagonizada por los grupos paramilitares.

El Texto de Delgado Madroñero puede consultarse en la siguiente dirección electrónica:
http://cvisaacs.univalle.edu.co/cav/images/Convocatorias/2010_2011/El_Bandolerismo_en_el_Valle_del_Cauca_1946-1966_Libro.pdf

Nota critica sobre el texto.

Dos Décadas de Bandolerismo en el Valle Del Cauca. Dario Henao Restrepo.

Entre 1946 y 1966 se centra el presente estudio de Johnny Delgado Madroñero, focalizado en analizar el fenómeno del bandolerismo en el Valle del Cauca. Un fenómeno complejo que se vivió en el país en esas décadas, conocido en la historiografía colombiana como el de la Violencia provocada por liberales y conservadores después del asesinato del gran caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán el 9 de abril de 1948. La ira popular que incendió a Bogotá tras el magnicidio de Gaitán, con lo que se frustraba una vez más un proyecto de cambio social democrático, se extendió a los campos de muchas regiones del país y dio origen a múltiples enfrentamientos armados, retaliaciones, masacres y desalojos de campesinos de sus tierras. Los hilos de estas luchas estuvieron manejados por los políticos y gamonales en las ciudades, las oligarquías que según sus intereses, le daban órdenes a los cabecillas y bandas que actuaban en las zonas rurales. La degradación de este conflicto, después del pacto entre liberales y conservadores firmado en 1958 y que diera origen al llamado Frente Nacional, dio inicio a los llamados bandoleros, que como cruzados de la justicia por cuenta propia azolaron los campos y pequeñas ciudades, desligados de su antiguos jefes y enfrentados al Estado, hasta que fueron exterminados por las fuerzas represivas del mismo.

En el contexto señalado se sitúa el análisis del libro de Johnny Delgado Madroñero con el título que bien delimita su objeto: Bandolerismo en el Valle del Cauca. 1946-1966 . La perspectiva del trabajo está basada en el libro del gran historiador inglés, Erich Hobsbaw, Bandidos, un libro que se ocupa del tema en diversos países como un fenómeno de las sociedades rurales y todos los conflictos generados por la propiedad de la tierra. Es en estas sociedades donde aparecen estos Robin Hood, entre crueles, justicieros a veces, rebeldes desbocados, que azolaron las regiones y configuraron leyendas locales por su acciones contra pequeños campesinos y trabajadores sin tierra, explotados por terratenientes y gamonales políticos. Las tipologías propuestas por Hobsbaw son aquí aterrizadas por el autor en el caso particular del Valle del Cauca.

En el caso de Colombia, el autor parte de dos estudios precedentes: Violencia en Colombia de Monseñor Germán Guzmán, Eduardo Umaña Luna y Orlando Fals Borda en 1962 y Bandoleros, gamonales y campesinos de Gonzalo Sánchez y Donny Meertens en 1983. Como lo señala el propio autor en el libro: En la historia colombiana algunas de las premisas tanto de Hobsbaw como la de los autores señalados, y aún de sus contradictores, se han plasmado en las distintas fases de la Violencia, en el nacimiento de los movimientos revolucionarios y luego en surgimiento de los movimientos paramilitares, mezclados y entreverados con el fenómeno del narcotráfico, y las guerras internas de la mafias y de estas contra el Estado. (pág. 11).

Antes de entrar en las tres fases de la Violencia, el trabajo hace un breve recuento de las rebeliones indígenas y levantamientos durante la Colonia hasta llegar a los del siglo XIX que prepararon las guerras de Independencia. Una manera de mostrar en estas historias antecedentes de formas de actuar e imaginarios de los actores en conflictos armados en Colombia. Esto lo aterriza en el caso del Valle del Cauca desde las guerrillas del Patía hasta las innúmeras guerras civiles que azotaron la región durante el siglo XIX, que se encabalga con el XX a través de la guerra de los Mil Días (1898-1901) y culmina con el Bogotazo en 1948, acontecimiento central que da origen al objeto especifico del libro, las distintas fases de la Violencia: 1946-1953; 1955-1957; 1957-1966. En cada una de ellas se van a destacar algunos bandoleros o pájaros. Durante la primera fase: León María Lozano en Tuluá, Leonardo Espinosa en El Cairo y Pedro Antonio Marín en el Quindío y Norte del Valle, luego conocido como Manuel Marulanda Vélez, alias Tirofijo, fundador de las FARC en la tercera fase. Muchos son los cabecillas que aparecen en este periodo. Las principales acciones aparecen recogidas en la tabla No 1 en la que se especifican fechas, sitios, números de víctima y los autores como Lamparilla, Pájaro verde, el Cóndor Lozano, Sombras, el Vampiro junto con la policía chulavita. Detrás de todo esto están señalados los hilos con los directorios políticos y todos los procesos de desalojo de tierras con toda el tejemaneje jurídico al que fueron sometidos los campesinos para expropiarlos de sus fincas.

En la segunda fase se muestran los desenlaces del bogotazo y el surgimiento de algunas formas organizativas, en medio del bandolerismo y de los primeros pasos hacia una organización guerrillera de autodefensa campesina liderada por Pedro Antonio Marín. En la tercera fase van a actuar muchos de los pájaros de los años anteriores y se perfila la derrota de las guerrillas liberales en muchas zonas, el asesinato de legendarios bandoleros y la aparición de las guerrillas influenciadas por el Partido Comunista. El cuadro detallado de todos los actores que ofrece el libro en varios capítulos, permite tener un panorama de los alcances de este fenómeno, de sus transformaciones y de cómo fueron, la mayoría, eliminados, o por sus enemigos, o por las fuerzas del gobierno. Los sobrevivientes en las cárceles fueron objeto de entrevistas, crónicas y novelas, en los que se destacan los libros de Alfredo Molano y las novelas de Gustavo Álvarez Gardeazábal, Daniel Caicedo y Arturo Alape.

Entre los fenómenos que vale destacar, está lo que el autor denomina bandolerismo tardío después de la caída de Rojas Pinillas en 1957, sintetizados en la Tabla No 5. En la tabla siguiente se detallan las masacres ocurridas entre 1957 y 1966. Aquí se aprecian los estertores de una violencia agenciada desde las banderías de los dos partidos y de los grupos policiales conocidos como chulavitas. Las fuentes documentales son los periódicos de la época, sus páginas judiciales, de donde salen las fotos de todos los bandoleros y pájaros que azolaron la región.

A modo de conclusión el autor destaca el clima de intolerancia de este fenómeno, la responsabilidad de la élite política, el papel de la iglesia católica y toda una herencia atávica desde la colonia como lastre para la construcción de una sociedad moderna y democrática. Completa el libro un valioso anexo de entrevistas y testimonios de estos actores para entender sus móviles y sus pensamientos más íntimos sobre su vida y su accionar.

El aporte de este libro es clave para la comprensión de la historia reciente del Valle del Cauca y de los modus operandi de la violencia en conexión con otras regiones del país. Una memoria trágica y cruel, no por ello necesaria de recuperar y comprender para la construcción de una sociedad más justa y democrática.

__________________________________

[1]DELGADO Madroñero Johnny. Bandolerismo en el Valle del Cauca. 1946-1966. Santiago de Cali, Imprenta Departamental del Valle, Agosto de 2011. Págs. 223. Colección de Autores vallecaucanos, Premios Jorge Isaacs 2010-2011, Modalidad Historia y Cultura Valle del Cauca.

___________________________________

* Profesor titular de la Escuela de Estudios Literarios de la Universidad del Valle. Director del periódico cultural La Palabra, Centro Virtual Isaacs y Feria del Libro Pacífico. Entre sus libros se desataca La Unidad Diversa, libro de ensayos, ganador del premio Jorge Isaacs de Ensayo en 1997; O faústico na nova narrativa latinoamericana (1993); la selección y prólogo de las antologías poéticas en español/portugués de Lagarto verde de Nicolás Guillén (1993), Sangre a Sangre de Miguel Hernández (1992), Mortes e viagens de maqroll el gaviero de Álvaro Mutis (1993), entre otros.

Fuente de la Nota critica:
http://cvisaacs.univalle.edu.co/cav/index.php/component/content/article/17-convocatorias/convocatoria-2010-2011/62-el-bandolerismo-en-el-valle-del-cauca-1946-1966

Publicado por:

David Macias

June 03

Post Destacadados

¿Hay dinero para tanta iniciativa del PDET en el sur del país?

Comunidades e instituciones de 24 municipios del Valle del Cauca, Cauca y Nariño construyeron, de manera participativa, las principales líneas de acción para la transformación y estabilización de su región en los próximos diez años. ¿Alcanzará la plata?

Duele uno, duelen todos. Nancy Patricia Gutierrez. Ministra del Interior.

El Observatorio de paz publica esta nota de opinión de la Ministra del Interior del gobierno nacional para que los lectores y seguidores del Observatorio construyan criterios sobre una política urgente para la prevención y la protección de los lideres sociales y de las comunidades.

‘Defendamos la paz’, la iniciativa para proteger acuerdos de La Habana

Con el fin de proteger el acuerdo de La Habana, firmado entre el Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos y la extinta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), un grupo de académicos, líderes sociales, congresistas y participantes de las negociaciones de paz lanzaron este miércoles la iniciativa ‘Defendamos la paz’.