El Valle del Cauca y una reconciliación posible. Diego Arias.

Violencia paramilitar en el Valle del Cauca.

20 Dic 2019 – 9:30 AM

La Secretaría de Paz Territorial y Reconciliación, de la Gobernación del Valle, y el Programa Institucional de Paz, de la Universidad del Valle, entregan informe a la Comisión de la Verdad.

Durante muchos años, el Valle del Cauca ha sido escenario de múltiples violencias, incluidas las del llamado conflicto armado, las derivadas de la actividad del narcotráfico y otras. En ese contexto complejo, lleno de dificultades y desafíos, ha tenido lugar una intervención humanitaria y de paz gestada desde lo que antes daba en llamarse Oficina de Gestión de Paz y Convivencia (OGPC), luego Alta Consejería para la Paz y los DD. HH., y más recientemente, Secretaría de Paz Territorial y Reconciliación.

Y es a propósito de esta experiencia que la Gobernación del Valle elaboró un informe para la Comisión de la Verdad (CV) que se alinea con varios de los asuntos que son parte de su mandato, en especial en lo relacionado con “contribuir al esclarecimiento de lo ocurrido ofreciendo una explicación amplia de la complejidad del conflicto armado, de tal forma que se promueva un entendimiento compartido en la sociedad”.

Las contribuciones del informe.

El trabajo hace una contribución en por lo menos dos aspectos: una lectura comprensiva del conflicto en el departamento que incluye componentes descriptivos, de análisis y explicativos (hipótesis) de su dinámica y, en segundo lugar, el aprendizaje sobre las buenas prácticas institucionales desarrolladas en el campo de lo humanitario y de la gestión de paz que han tenido lugar en medio de la confrontación violenta.

El informe centra su atención en términos espaciales en el departamento del Valle del Cauca, pero en el entendido que la dinámica de la guerra ha estado igualmente vinculada con realidades del norte de Cauca, el sur de Chocó, la vecindad con Tolima y la costa Pacífica de Cauca y Nariño. En relación con la dimensión temporal, se han establecido dos momentos: el período 1990-2016, en el esfuerzo de aportar al entendimiento del conflicto armado, y 1999-2016, en relación con buenas prácticas humanitarias y de paz.

De conjunto, dice el informe: “Se pretende dar cuenta, dentro de períodos o etapas claramente diferenciados, de las dinámicas de los actores armados (ilegales y Fuerza Pública) en el Valle del Cauca en términos de sus trayectorias, lógicas de ocupación territorial, cambios en las dinámicas bélicas y afectaciones a la población civil”.

Dice el profesor Adolfo Álvarez, director del Programa Institucional de Paz (Univalle) que “a propósito de entender los porqués del conflicto en la región, se presentan 14 tesis provisionales o hipótesis, que se proponen para la discusión como parte de una construcción plural de la verdad, dado que la comprensión más amplia del conflicto y las condiciones en las que emerge y se reproduce solo puede resultar de un proceso de diálogo que demanda también más indagación y el concurso de voces de todos los sectores”.

Una gestión basada en la confianza.

Este es el título del informe en el cual queda claro que cuando se está en el esfuerzo de documentar la experiencia humanitaria y de paz impulsada desde la Gobernación del Valle, es necesario hablar con Fabio Cardozo, actual secretario de Paz. Lo primero que cuenta a su favor es haber sido parte del proceso de paz con el M-19, circunstancia que le permite tener el conocimiento tanto de lo que significa un conflicto armado como de las exigencias y retos propios de construir la paz.

No olvida cómo justamente esta condición le abrió las puertas a su primera gestoría de paz en el departamento, siendo gobernador Germán Villegas (2001-2003). Y cuenta en una entrevista para el informe que “lo primero que debí hacer fue ir a hablar con Pablo Catatumbo, por cuenta de que la estructura urbana Manuel Cepeda Vargas de las Farc me había amenazado de muerte”.

Ya en 1999, el gobernador de entonces, Gustavo Álvarez Gardeazábal, había creado la figura de Gestor de Paz, nombrando al hoy electo alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina. Fueron los tiempos en que iniciaba la arremetida paramilitar en el Valle del Cauca y, como también se reseña en el documento, “se produjo una oleada de secuestros de empresarios en la región por parte de las guerrillas y en ese contexto fue que se decidió comenzar a hablar con los “señores de la guerra”, como los llamaba el gobernador, e iniciamos las primeras mediaciones humanitarias, y así se empezó a construir nuestra credibilidad”, recuerda Frangey Rendón, quien acompañó esas intervenciones y fue también gestor de paz entre 2002 y 2008.

Esa credibilidad se fue afianzando en medio del conflicto por cuenta de múltiples gestiones que fueron desde la mediación humanitaria (no negociación) en casos de secuestro, hasta la búsqueda de personas desaparecidas y la recuperación de cadáveres, pasando por la implementación de 38 retornos de población desplazada a partir de acuerdos con los actores armados, entre otras intervenciones.

“Lo que reconozco de mi carácter”, dice Cardozo, “es que nunca me mostré con afecto o consideración especial hacia alguien. Con las Farc nunca tuve una postura débil, que incluso algunos leyeran como cómplice; siempre les reproché las cosas que hacían, en particular las afectaciones a la población civil. Y con los paramilitares fue igual. No era posible guardar silencio frente a sus actos de barbarie, pero pese a esa crítica permanente que les hacía, también me entendía con ellos y a su vez sentían que podían confiar en mí con independencia de mis posturas”.

Y agrega que “en el caso de las Fuerzas Armadas nos escucharon, porque siempre expresábamos claramente nuestro pensamiento y estrategia humanitaria. Estoy seguro de que la generación de confianza ha sido el principal activo de este particular proceso que se ha adelantado en el Valle del Cauca y del cual hemos sido parte y agenciado en distintos momentos, incluidos los más complejos y difíciles del conflicto armado”.

Publicado por:

David Macias

December 21

Post Destacadados

¿Hay dinero para tanta iniciativa del PDET en el sur del país?

Comunidades e instituciones de 24 municipios del Valle del Cauca, Cauca y Nariño construyeron, de manera participativa, las principales líneas de acción para la transformación y estabilización de su región en los próximos diez años. ¿Alcanzará la plata?

Duele uno, duelen todos. Nancy Patricia Gutierrez. Ministra del Interior.

El Observatorio de paz publica esta nota de opinión de la Ministra del Interior del gobierno nacional para que los lectores y seguidores del Observatorio construyan criterios sobre una política urgente para la prevención y la protección de los lideres sociales y de las comunidades.

‘Defendamos la paz’, la iniciativa para proteger acuerdos de La Habana

Con el fin de proteger el acuerdo de La Habana, firmado entre el Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos y la extinta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), un grupo de académicos, líderes sociales, congresistas y participantes de las negociaciones de paz lanzaron este miércoles la iniciativa ‘Defendamos la paz’.