Paz y desminado humanitario en el Valle del Cauca. Horacio Duque.

En la primera sesión del Consejo Departamental de paz del Valle del Cauca del año 2019, celebrada en la ciudad de Cali, el Alto Comisionado de Paz de la Presidencia de la Republica, Dr. Miguel Ceballos, sugirió como una de las más importantes actividades de paz en el Departamento del Valle del Cauca el reenfoque de los municipios y áreas de desminado humanitario para despejar nuevos espacios que permitan la restitución de tierras y la implementación de los proyectos productivos de las comunidades indígenas, afrodescendcientes y campesinas.

El desminado humanitario es uno de los más importantes acuerdos alcanzados en la Mesa de diálogos de la Habana entre el gobierno nacional y las Farc.

En el Comunicado conjunto No. 52 de La Habana, firmado el 7 de marzo del 2015, se recogió un consenso entre la partes sobre la limpieza y descontaminación del territorio de la presencia de minas antipersona (MAP), artefactos explosivos improvisados (AEI) y municiones sin explotar (MUSE) o restos explosivos de guerra (REG) en general.

Con la implementación de dicho acuerdo, en el Departamento del Valle del Cauca dos territorios del Departamento: Cali (zona rural) y San Pedro, se encuentran libres de minas anti personas (ver https://bit.ly/2K7gp6f ).

Con estos municipios son siete los municipios del Valle que no tienen estos artefactos explosivos. Municipios que desde 1990 presentaron una suma de 25 víctimas de minas antipersona, de las 260 reportadas en todo el departamento, según datos de la Dirección para la Acción Integral contra Minas Antipersonal, Descontamina Colombia (ver https://bit.ly/2K7gp6f ).

Según Descontamina Colombia, el 75,4 % de las víctimas de minas registradas en el Valle han sido funcionarios de la Fuerza Pública (196) y el 24,6 % civiles (64). Un total de 190 de las personas afectadas resultaron heridas y 70 murieron por la explosión.

Los datos también revelan que de los 260 afectados, 244 eran ciudadanos mayores de edad y solo 16 tenían menos de 18 años.

Durante el 2018 cinco municipios quedaron libres de minas: Bugalagrande, Sevilla, Guacarí, El Cerrito y La Cumbre. Hoy se están interviniendo siete municipios más: Tuluá, Palmira, Pradera, Florida, El Águila, Riofrío y Calima (ver https://bit.ly/2K7gp6f ).

En lo corrido de los meses del 2019 han sido destruidas cuatro minas antipersonal en el Valle del Cauca: tres en Pradera y uno en Florida.

Las acciones de desminado en el departamento han permitido regresar 8677 hectáreas de tierras a cerca 514 familias y comunidades étnicas.

En la vereda La Morena de Bugalagrande (municipio con mayor número de beneficiados: 103 familias), hay ya familias sembrando café y exportando su producto gracias a convenios con grandes empresas. También hay 23 familias en San Pedro, que recibieron 110 hectáreas en un predio cedido por la Dirección Nacional de Estupefacientes. Ahí mismo, están sembrando mango y ají con contratos con multinacionales (ver https://bit.ly/2K7gp6f ).

De lo que se trata es de extender a nuevos territorios del Valle del Cauca el desminado para que la paz se consolide y  el progreso social y económico llegue a las comunidades campesinas, indígenas y afrodescendcientes.

Anexo.

El siguiente es el texto del Acuerdo de paz entre el gobierno nacional y las Farc sobre el desminado.

COMUNICADO CONJUNTO # 52 LA HABANA, 7 DE MARZO DE 2015.

ACUERDO SOBRE LIMPIEZA Y DESCONTAMINACIÓN DEL TERRITORIO DE LA PRESENCIA DE MINAS ANTIPERSONAL (MAP), ARTEFACTOS EXPLOSIVOS IMPROVISADOS (AEI) Y MUNICIONES SIN EXPLOTAR (MUSE) O RESTOS EXPLOSIVOS DE GUERRA (REG) EN GENERAL.

En el marco del desescalamiento, para avanzar en la construcción de confianza y con el fin de contribuir a generar condiciones de seguridad para los habitantes que se encuentran en zonas de riesgo por la presencia de minas, artefactos explosivos improvisados, municiones sin explotar y restos explosivos de guerra, y de dar garantías de no repetición a las comunidades, el Gobierno y las FARC-EP hemos acordado solicitar a la organización Ayuda Popular Noruega (APN) liderar y coordinar la implementación de un proyecto de limpieza y descontaminación por MAP, AEI y MUSE o REG Para lograr la continuidad del proceso, quedará abierta la posibilidad de incluir otras organizaciones acreditables o acreditadas en Colombia. – Selección de sitios: El Gobierno Nacional y las FARC-EP seleccionarán un número inicial de sitios que serán objeto de una primera fase de limpieza y descontaminación en el marco del desescalamiento. La descontaminación priorizará aquellos sitios donde la población tenga mayor riesgo de ser afectada por la presencia de MAP, AEI y MUSE o REG, sobre la base de la información de que dispongan el Gobierno Nacional, y las FARC-EP, y teniendo en cuenta la información que provean organizaciones especializadas y las comunidades. – Recopilación de información utilizando los equipos de Estudio No Técnico (ENT). Un equipo de APN llevará a cabo el ENT dentro de las áreas seleccionadas con la participación en cada equipo de ENT de los miembros representantes de las FARC-EP y técnicos del Gobierno Nacional, que se requieran. El ENT debe identificar exactamente las áreas realmente contaminadas por MAP, AEI y MUSE o REG, apoyándose también en las comunidades locales próximas a las áreas contaminadas. Los ENT se realizarán de una manera tradicional con un cuestionario que presentarán previamente al Gobierno Nacional y las FARC-EP (el cual incluye datos de impacto socioeconómico). El cuestionario debe ser desarrollado específicamente para Colombia. El equipo evaluará toda la información disponible, consultará fuentes de información claves y también hablará con hombres y mujeres que habiten en las áreas afectadas. Los resultados del ENT serán la base para el desarrollo de un plan de limpieza y descontaminación. – Limpieza y descontaminación utilizando equipos multi-tareas. La APN, conformará equipos multi-tareas con el propósito de liberar áreas peligrosas confirmadas, de la amenaza de MAP, AEI y MUSE o REG, marcar las áreas que no se despejarán durante el proyecto piloto y asegurarse que las comunidades locales entienden los riesgos asociados con las MAP, AEI y MUSE o REG (a través de educación en el riesgo). 2 | Página En una fase inicial cada equipo multi-tareas estará integrado por un líder coordinador y verificador de la APN y los técnicos del Gobierno. El Gobierno designará para el desminado al BIDES. Todo el proceso de limpieza y descontaminación estará acompañado de los dos miembros del Gobierno, de las FARC-EP y de las comunidades. El Gobierno agilizará el proceso de certificación de la APN para avanzar en otras fases de este proyecto, que acuerden el Gobierno Nacional y las FARC-EP, y contar también con el apoyo de equipos civiles de desminado. La limpieza y descontaminación de las áreas peligrosas confirmadas se hará de conformidad con los estándares internacionales y nacionales. – Diálogo con las comunidades. Durante la implementación del proceso de limpieza y descontaminación se mantendrá un diálogo continuo y estrecho entre la APN y las comunidades, para crear confianza en la calidad de las operaciones de limpieza y descontaminación o despeje, y se promocionará el intercambio de información relacionada con MAP, AEI y MUSE o REG por parte de las comunidades a los equipos multi-tarea. – Verificación. Para asegurar que las operaciones de limpieza y descontaminación o despeje, cumplan con los estándares necesarios y asegurarse que el territorio está libre de sospecha de MAP, AEI y MUSE o REG, la APN realizará la verificación de una manera sistemática y de acuerdo con las mejores prácticas y estándares internacionales. La verificación y todo el proceso que comprende operaciones de limpieza y descontaminación, será acompañado por dos delegados del Gobierno Nacional, dos miembros representantes designados para ello por las FARC-EP y dos representantes de las comunidades. – Entrega formal a autoridades nacionales, locales y a las comunidades. El equipo verificador de la APN, junto con los delegados del Gobierno Nacional y los de las FARC-EP, harán entrega formal de las tierras descontaminadas a los representantes y autoridades comunitarias locales. – Los garantes acompañarán las actividades de este proyecto. – El Gobierno Nacional y las FARC-EP establecerán un grupo técnico para definir los sitios, la hoja de ruta para la implementación de esta medida, incluyendo las formas y especificidades de su participación en el proyecto. – El Gobierno Nacional se compromete a garantizar los recursos técnicos y materiales necesarios y la logística de transporte que requiera la APN –que tendrá un carácter humanitario- para la puesta en marcha de la iniciativa y a adoptar las medidas necesarias para la recuperación de los bienes y servicios afectados. El personal médico de apoyo será civil. El Gobierno mantendrá informada a la Mesa sobre todos los recursos suministrados. 3 | Página – El Gobierno Nacional y las FARC-EP se comprometen a que las áreas se mantengan limpias y descontaminadas, para así brindar garantías de no repetición a las comunidades. – La Mesa de Conversaciones establecerá un mecanismo para dar cuenta de los avances y cumplimiento en la implementación de esta medida de desescalamiento que es un compromiso mutuo. – APN certificará que el sitio está libre de desospecha de MAP, AEI, y MUSE o REG. (ver en https://bit.ly/2IfmAyX )

Publicado por:

David Macias

April 04

Post Destacadados

¿Hay dinero para tanta iniciativa del PDET en el sur del país?

Comunidades e instituciones de 24 municipios del Valle del Cauca, Cauca y Nariño construyeron, de manera participativa, las principales líneas de acción para la transformación y estabilización de su región en los próximos diez años. ¿Alcanzará la plata?

Duele uno, duelen todos. Nancy Patricia Gutierrez. Ministra del Interior.

El Observatorio de paz publica esta nota de opinión de la Ministra del Interior del gobierno nacional para que los lectores y seguidores del Observatorio construyan criterios sobre una política urgente para la prevención y la protección de los lideres sociales y de las comunidades.

‘Defendamos la paz’, la iniciativa para proteger acuerdos de La Habana

Con el fin de proteger el acuerdo de La Habana, firmado entre el Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos y la extinta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), un grupo de académicos, líderes sociales, congresistas y participantes de las negociaciones de paz lanzaron este miércoles la iniciativa ‘Defendamos la paz’.