Tuluá: un modelo territorial de paz para sistematizar. Horacio Duque.

Recientemente, al finalizar el mes de mayo de 2019, se presentó un hecho execrable en el municipio de Tuluá, donde fue asesinado un ex líder de las Farc, Wilson Saavedra (Ver https://www.elpais.com.co/judicial/asesinan-en-tulua-a-wilson-saavedra-excomandante-del-frente-21-de-las-farc.html ), quien estaba comprometido con el proceso de implementación de los Acuerdos de paz en dicha municipalidad, en cuyo territorio rural se realiza un Proyecto de reincorporación económica, social y cultural de un grueso grupo de antiguos miembros de la guerrilla de las Farc.

Se trata de un acontecimiento trágico que repite viejos esquemas de violencia contra amnistiados de otros grupos armados que en el pasado entregaron las armas luego de diálogos y negociaciones con los gobiernos del momento.

El asesinato de Saavedra no debe afectar la importante experiencia de reincorporación la cual debe ser sistematizada y consolidada como un importante referente nacional.

Dicha sistematización se ubica en una tradición que rescata importantes experiencias regionales de paz como los Laboratorios de paz (ver https://www.utadeo.edu.co/es/publicacion/libro/editorial/235/laboratorios-de-paz-en-territorios-de-violencia ).

Veamos los elementos de tal sistematización en la experiencia rural de Tuluá.

Tuluá es un municipio del centro del Departamento del Valle del Cauca con una población cercana a los 200 mil habitantes de los cuales aproximadamente 30 mil viven en la zona rural vinculados estrechamente con el Valle del Saldaña y el Tolima por la histórica ruta de Barragán.

Durante décadas dicho territorio fue afectado por la violencia a la cual se le quiso poner punto final mediante el Acuerdo entre el gobierno del Presidente Santos y las Farc, firmado en el año del 2016.

En el área rural se encuentran los corregimientos de El Retiro, Tochecito, Altaflor, Quebrada Grande, Puerto Frazadas, San Rafael, Piedritas, La Moralia, Venus, Monteloro y La Diadema, 11 en total, que incluyen 45 veredas de la zona montañosa media y alta de Tuluá.

En esta zona viven muy humildemente y en condiciones de pobreza un gran número de familias comprometidas en planes de acceso a la tierra y defensa del territorio frente a la violencia de poderosos grupos de la hacienda agraria.

Los sujetos protagónicos del territorio pertenecen a dos comunidades de Tuluá: La Moralia y Venus. El corregimiento de La Moralia tiene siete veredas y el de Venus cuenta con ocho. Estos dos, junto a 9 corregimientos más, formarían parte de la Zona de Reserva Campesina que está en proceso de creación –no sin muchos obstáculos- en el municipio de Tuluá como alternativa de ordenamiento territorial, social y ambiental y como mecanismo de defensa del territorio ya logrado gracias a la organización, la resistencia y la persistencia de la comunidad.

Con ocasión de la implementación de los Acuerdos de paz con las Farc y en coincidencia con la población reincorporada de los integrantes de la guerrilla y de las víctimas de la violencia, varias organizaciones de la sociedad civil concertaron una intervención y la estructuración de un proyecto de paz para apalancar y desarrollar esquemas productivos de mejoramiento de la economía campesina y el bienestar de la población.

Las instituciones comprometidas en esta iniciativa son el Programa Mundial de Alimentación-PMA, Paso Colombia, Pnud, la Alcaldía de Tuluá, la Secretaría de Paz de la Gobernación del Valle del Cauca, las Juntas de Acción Comunal, las Asociaciones Veredales, como Asoprovenus y la cooperativa de exguerrilleros de Tuluá.

Paso Colombia hace asistencia técnica con una Inversión por cerca de 65 millones de pesos y adelanta Logística Operacional.

El Pnud – Secretaría de Paz – Gobernación del Valle – DEI Rural hacen la formulación de la Intervención, la asistencia Técnica con una Inversión por cerca de 180 millones de pesos, e igualmente realizan apoyo Logístico

PMA hace asistencia técnica con apoyo en Seguridad Alimentaria – entrega de alimentos, inversión en Semillas y Huertas.

Esta coincidencia contemplo una amplio proceso de concertación con los actores comunitarios participantes en el proyecto productivo con la articulación acordada de población integrante de las Farc en proceso de reincorporación económica, social y política.

Como antecedente de dicho Laboratorio de paz es conveniente indicar que desde el año 2017 la Gobernación del Valle – Secretaría Territorial de Paz a través de un convenio con el PNUD, inicio un proceso de intervención en la zona rural del municipio de Tuluá con el objetivo de implementar un modelo de gestión de paz territorial a partir de la acción para el mejoramiento de las actividades productivas desarrolladas por las comunidades en sus respectivas veredas y corregimientos.

En cumplimiento de los acuerdos alcanzados en La Habana se estableció un asentamiento de población FARC en Planadas Tolima, pero en la medida en que la implementación de los pactos se han estancado, la población allí ubicada se desdoblo retornando a su corredor histórico de Barragán en la zona montañosa de Tuluá, localizando su centro en el corregimiento de Venus.

Identificada la población FARC, se realizó una asamblea conjuntamente con los reincorporados para definir la posibilidad de proyectos productivos, como también con toda la comunidad de Venus agremiada en su asociación, Asoprovenus.

Este modelo de paz se organizó en 7 Nodos coincidiendo con un antiguo corredor territorial de las Farc.

Se trata de un Proyecto productivo concertado con la participación de 66 familias y 33 víctimas en proceso de reincorporación y comunidad, que se distribuyen, como ya se señaló, en siete (7) nodos productivos con actividades en Café,         ganado,     avícolas,  como también agrícolas, estableciendo una red de apoyo para procesos de transformación y comercialización garantizando precios justos.

Son 50% víctimas y comunidad y 50% población en proceso de reincorporación.

Los nodos elaboraron su mapa de sueños, establecieron prioridades y finalmente decidieron sus proyectos productivos.

La implementación del proyecto productivo favoreció los procesos de fortalecimiento organizativo, de articulación institucional y cooperación entre las organizaciones sociales y comunitarias.

Los objetivos del modelo se orientan a fortalecer e implementar proyectos productivos que vinculando población víctima, comunidad y población en proceso de reincorporación, genere organizaciones que en su trabajo incorporen la construcción de paz y el cumplimiento de los acuerdos y articulen actores de la cooperación, de la administración regional y local con organizaciones sociales y comunitarios para logran cumplir con los acuerdos e institucionalizar un modelo de gestión de paz territorial.

Las propuestas productivas como los lugares de implementación se definieron con los actores que participan en las asambleas de víctimas, comunidad y exguerrilleros, manteniendo igual beneficio para todos.

Este proyecto se opera de manera concertada con tres características:

Las agencias de cooperación como los entes territoriales garantizan o gestionan los apoyos técnicos y recursos de inversión.

Las organizaciones sociales y comunitarias legalmente constituidas, beneficiarias, aportan sus recursos bienes e infraestructura, como también su capital humano.

Operación Conjunta, ejecución separada.

Este proyecto involucra Sesenta y Seis Familias de manera directa y de manera indirecta 875 personas de los siete (7) nodos con proyectos productivos. Por nodo o corregimiento hay un promedio de 25 familias.

Más de 22 meses de experiencia de este proyecto en el municipio de Tuluá son un trascendental y eficaz aporte a la construcción de la paz en medio de tantas dificultades y obstáculos como los observados recientemente.

10 de junio del 2019.

Publicado por:

Horacio Duque

June 11

Post Destacadados

¿Hay dinero para tanta iniciativa del PDET en el sur del país?

Comunidades e instituciones de 24 municipios del Valle del Cauca, Cauca y Nariño construyeron, de manera participativa, las principales líneas de acción para la transformación y estabilización de su región en los próximos diez años. ¿Alcanzará la plata?

Duele uno, duelen todos. Nancy Patricia Gutierrez. Ministra del Interior.

El Observatorio de paz publica esta nota de opinión de la Ministra del Interior del gobierno nacional para que los lectores y seguidores del Observatorio construyan criterios sobre una política urgente para la prevención y la protección de los lideres sociales y de las comunidades.

‘Defendamos la paz’, la iniciativa para proteger acuerdos de La Habana

Con el fin de proteger el acuerdo de La Habana, firmado entre el Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos y la extinta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), un grupo de académicos, líderes sociales, congresistas y participantes de las negociaciones de paz lanzaron este miércoles la iniciativa ‘Defendamos la paz’.